¿Quién dijo que lo ideal no es posible?


Ideal para niños inapetentes,
quisquillosos o hartos de milanesas.


Ideal para los que no pueden desconectarse, nunca.




pero nunca...


La mesa ideal para sentar a los suegros
en la primera invitación a casa.




La silla ideal para después del asadito.




Dos pájaros de un tiro:
música y bebidas en un sólo viaje.






Plato con pelo incluído:
ideal para obtener rebajas en la cuenta.




La bandeja ideal para meseros principiantes.



Hay quién no sabe en qué día vive:
servilletas con soluciones.



El mozo ideal.




La anfitriona ideal.




Soñado:
El chico del delivery.


*
Hacia el final, unas bellísimas copas de diseño:
*
Para los entonados de siempre,
que con dos sorbos de más alardean de someliers.
Informe de Natalia V. Jaime

Trabajando para vos...

Contador estadístico

Seguidores